Milagro en Tierra Prometida: Israel ya es Superpotencia en la generación de Agua Potable

Share Button


(Noticias-ASDF). – Hace menos de una década, la economía de Israel se tambaleba debido a la sequía que amenazaba la sustentabilidad del país. La situación se hizo aún más problemática cuando comenzaron a aparecer informes con datos sugiriendo que el Medio Oriente estaba atravezando la peor sequía en 900 años.
Pero a pesar de que el impacto del cambio climático en la región continuó empeorando, Israel no sólo sobrevivió al mismo, sino que prosperó. Las inversiones de Israel en tecnología acuífera evitó lo que hubiera sido otra crisis insostenible, informó Triple Pundit.

A partir de ese desafío, ese pequeño país de Medio Oriente, se convirtió en una superpotencia mundial en lo que respecta al agua.

En 1948, luego de la independencia de Israel, mientras el resto del mundo todavía estaba distraído con la reconstrucción luego de la Segunda Guerra Mundial, los líderes Israelíes vieron la agricultura como base de la futura fuerza económica de Israel.

>

A pesar de que muchos países industrializados redujeron la cantidad de tierras dedicadas a la agricultura en los últimos años, en Israel, la cantidad de esas tierras destinadas a la agricultura aumentó.

Debido a que la agricultura es la principal industria del país, y junto al continuo crecimiento de la población de Israel, la presión sobre su capacidad aquífera aumentó considerablemente. El mar de Galilea, una de las pocas fuentes de agua dulce en Israel, bajó tanto su nivel que para el año 2010 amenazaba con llegar al límite en el cual podría llegar a ser destruido para siempre por el nivel de sal.

A pesar de los esfuerzos de conservación y reciclaje de agua, que son parte de la reconstrucción de la infraestructura de agua de Israel, la desalinización desempeñó un papel fundamental en la transformación del país. E Israel pasó de estar al borde de la destrucción de su economía producto de la sequía a tener más agua dulce de la que necesita.

Según el escritor Rowan Jacobsen, la base del resurgimiento de agua de Israel es la Planta de Desalinización Sorek, la más grande planta de desalinización por ósmosis inversa (RO) del mundo. La desalinización es una manera de evitar el agotamiento de las aguas subterráneas y mantener a flote las economías donde el agua es escasa. Los críticos, sin embargo, han atacado el uso de esta tecnología debido al alto consumo de energía de la misma. La gran diferencia de la planta de Sorek, es su avance en el diseño y la utilización de los materiales. David Talbot, miembro del MIT Technology Review describió la planta como la desaladora más “barata” de la historia.

El gran éxito de la planta de Sorek es un cambio de tendencia para Israel; en 2004 el país dependía de agua de lluvia y los acuíferos para suplir sus necesidades de agua. Ahora, además de Sorek, está programada la construcción de tres plantas de desalinización que abrirán proximamente y proporcionarán aproximadamente la mitad del agua dulce de Israel a finales de este año.

>

Los avances de Israel en la desalinización del agua y la eficiencia de dichos procesos, es caso de estudio, que los políticos de todo el mundo deberían tener en cuenta al evaluar la manera de proporcionar suficiente agua dulce para sus ciudadanos y sus empresas.

Esto mismo ha hecho el Estado de California, ya que la compañía israelí Netafim, ha tenido un enorme impacto en el Valle de San Joaquín de California, donde los agricultores han tenido que enfrentar reducciones en su asignación de agua después de años de sequía.

Fuente: Profecía al Día

Share Button