Encuentran Sacrificios Humanos: Alerta en España por el crecimiento del Vudú y Magia Negra

Share Button

(Noticias-ASDF). – En estos días han sido noticias los hallazgos de restos humanos en el mar Mediterráneo, concretamente en las costas de la localidad alicantina de Calpe (Calp), junto a elementos que parecen indicar la vinculación de los huesos con el esoterismo o con rituales afroamericanos. Recogemos a continuación lo más destacado de lo publicado por los medios de comunicación desde que sucedió el primer hallazgo el pasado 27 de agosto.
Primer hallazgo de huesos

Un instructor del Centro de Buceo Les Bassetes, de Benissa, encontró el pasado 27 de agosto por la mañana en la Roca Plana del Penyal d’Ifac, en Calp, una especie de fardo formado con una sábana y un cubo lleno de objetos extraños, según publicaba el mismo día el diario Información. Los recogió pensando que era basura.

>

Al descargarlos en el puerto de Les Bassetes, este buceador y otros submarinistas desataron los nudos de la sábana.

Y se llevaron un buen susto. Dentro había un esqueleto humano completo. El cadáver habría estado enterrado hasta pudrirse y luego se introdujo en esa especie de paquete formado con la sábana. Además, el mismo fardo que guardaba el esqueleto contenía una muñeca y pequeñas ramas con inscripciones de nombres de personas.

Los objetos hallados en el cubo acrecentaban el aire inquietante y esotérico del hallazgo. De hecho, todo apunta a que quien o quienes depositaron el esqueleto entre las piedras de la Roca Plana (es una zona marina situada a los pies del Penyal) realizaron un ritual de brujería o un extraño rito funerario. Junto al fardo de la sábana, los buceadores han encontrado un cayado (bastón de madera) partido por la mitad. Mientras, en el cubo, había plumas, laurel y un recipiente herméticamente cerrado con un líquido de color amarillo.

El lugar del hallazgo, la Roca Plana, es accesible a pie desde el paseo Príncipe Felipe, situado en la parte sur del Penyal d’Ifac. Por tanto, a los autores del ritual no les costó llegar a este punto litoral que, sin embargo, está bastante a trasmano y, por las tardes y la noche, permanece totalmente solitario.

Los buceadores avisaron a la Guardia Civil, que inició una investigación para, sobre todo, identificar al cadáver. La Policía Judicial recogió, sobre las 14 horas, los restos óseos, así como los objetos del supuesto ritual, y los llevó hasta un furgón forense que esperaba en el puerto deportivo de Les Bassetes.
Especulación con las motivaciones rituales

>

Cuando ocurren fenómenos como el vivido en Calp, comienzan las especulaciones y más por los objetos allí encontrados como las plumas, el esqueleto, la muñeca y los pequeños trozos de madera con nombres de personas. Lo cuenta el diario Levante-EMV. Pese a que la Guardia Civil investiga qué es lo que podría estar detrás de todo esto, los expertos consultados por este periódico en esta materia señalaron dos posibles explicaciones: una secta satánica o un ritual de magia negra.

En el caso de una secta satánica, los animales se sacrifican para usar su sangre en algún momento del acto. Estos suelen gallinas, palomas o corderos, y las ofrendas sirven para las invocaciones de grupos muy reducidos de personas. Asimismo se suele utilizar la estrella de cinco puntas invertida.

Por otra parte, la magia negra se usa en perjuicio de un individuo o para dañar a la sociedad en su totalidad. En las ceremonias se suele llevar a cabo un hechizo, por lo que se realizan maleficios a través de la mezcla de distintos materiales que provengan tanto de animales (plumas, escamas), como de humanos (pelo, uñas). Esta sería la manera de producir infortunio, enfermedades o cualquier otro daño.

Los expertos consultados señalaron que lo más probable es que en el caso de Calp se trate de este último tipo de rituales ya que no se encontraron animales muertos ni sangre. Además de que la única marca que había era la que mostraba los nombres de las personas en las maderas encontradas ya que los agentes no localizaron la estrella de cinco puntas invertida utilizada en los actos satánicos.
Hablan los santeros y videntes

La clave está en el bastón partido por la mitad, leemos en Levante-EMV. Lo que para cualquier profano sólo es un palo roto, tiene un significado muy distinto si aparece, como ha ocurrido en Calp, en el fondo del mar junto a esqueletos humanos mezclado con otros objetos que se suelen utilizar en rituales de magia como una muñeca, plumas, laurel o ramitas con nombre de personas, algo que varios videntes y maestros de santería relacionaron con «vudú o brujería» con la intención de romper «una unión de almas». Es decir, fines amorosos.

Mencionar el cayado roto a una vidente y contestar ella con voz preocupada fue todo uno. «La clave es el bastón roto», insistió por dos veces. «Guarde en alguna parte de su hogar, aunque sea en un rincón, un reducido grupo de cayados, bordones o simples bastones de paseo, pues son objetos que aportan poder a quien los tiene», reza en una página web de magia fácil casera, que asegura que los druidas los guardaban en cajones de bronce por la fuerza de su combinación con la madera.

La vidente admitió que todo apunta a un ritual. «Nada bueno, obviamente, teniendo en cuenta que hay personas muertas. Es difícil dar una opinión porque hay muchos tipos de rituales, pero cuando aparecen cadáveres desenterrados, sean de ahora o de hace un montón de años, no es nada bueno».

Tanto ella como otro vidente que también optó por el anonimato interpretaron los objetos aparecidos, sobre todo por el cayado roto, como un ritual para «desunir almas en el tiempo, liberar almas, intentar desvincular personas, una ruptura de algo». Y con fines amorosos, para romper algún tipo de lazos afectivos y conseguir a una persona.

Paulino Hernández, presidente de la Asociación Española de Santería Afrocubana, defendió que «la santería no es para fines malos, es para bueno». Aseguró que en la santería no hay ningún ritual en el que se arrojen esqueletos al mar. Se inclina por un caso de vudú, («ellos trabajan el espiritismo»), aunque tampoco descarta que nada tenga que ver con brujería. «Hay casos de ajustes de cuentas y secuestros que los simulan como un ritual».

Fuente: RT

Share Button